Consejos para las parejas que desean realizan la fecundación in vitro

 

El procedimiento de fecundación in vitro se realiza fecundando un ovulo con una célula espermática (espermatozoide) fuera del cuerpo de la mujer, por lo general  se realiza en un laboratorio en una probeta o cualquier otro material de laboratorio que permita su conservación. Son cuatro técnicas que se emplean en la fecundación in vitro: la primera es realizada con óvulos de la pareja y con el esperma perteneciente a la pareja; la segunda técnica es realizada con esperma de un donante pero con óvulos pertenecientes a la pareja; la tercera forma es aquella en la que los óvulos pertenecen a uno donante, sin embargo el esperma que fecunda es de a pareja; por último la cuarta técnica es con óvulos y esperma de donantes por igual.

La primera técnica de fecundación in vitro suele tener una probabilidad de éxito del sesenta y uno por ciento y en países europeos su costo ronda los cuatro mil seiscientos euros. La segunda técnica tiene igual probabilidad de éxito, pero al involucrar un donante su precio en los países europeos llega a la cifra de cuatro mil novecientos. La tercera técnica es casi 100% efectiva, su probabilidad de éxito es del 94% y llevarla a cabo tiene un costo de seis mil cien euros en los países de Europa.  La última técnica de igual manera tiene una gran probabilidad de éxito con un 94% y se ubica como la técnica más cara de realizar en los países europeos por involucrar donantes en todo su proceso, el costo aproximado supera los seis mil euros.

Existen límites a la hora de realizar estos procedimientos, el límite más influyente es la edad. Tanto la ley como la genética la regulan. Por ejemplo en España la ley permite que se realicen tratamientos de infertilidad o procedimientos de reproducción asistida siempre y cuando la mujer de la pareja en cuestión tenga buena salud y se encuentre en una edad considerada apropiada por los expertos de la salud.

proceso reproductivo

La edad límite que han establecido muchos establecimientos de salud y fertilidad es 50 años. Por lo consiguiente lo más aconsejable es fijar un límite de edad para poder quedar en estado y así no crearse ilusiones. Para evitarse estas situaciones las parejas pautan desde un principio no llegar a posicionarse en situaciones extremas para concebir, es lo mejor, sino se puede no hay que forzar nada, existen otras maneras para criar un bebé como la adopción.

Nadie debería decidir la edad límite de otro para seguir intentando, por eso hay que tener presente que eso es una decisión propia que se toma en pareja bajo la guía de un médico. Aun así hay que anticiparse a los hechos. Si es un hecho que eventualmente no sucederá y no se es tan joven como antes lo mejor es detenerse, muchas personas agotan su vida y recursos económicos por tener un bebe, pero finalmente no lo logran.

Hay que ser más objetivo, es decir, comenzar analizar las situaciones y probabilidades como un médico que se basa en hechos, conceptos y experiencias.

Se tiene que ser organizado y establecer cuanto se está dispuesto a gastar. En Europa los tratamientos sobrepasan los seis mil euros y en países como Estados Unidos, estos tratamientos se aproximan a una cifra de 12 mil dólares por cada intento. La preocupación en las parejas por los altos costos del tratamiento es normal, en especial porque antes de que se logre el embarazo las mujeres pasan por varios ciclos y el tratamiento cuesta por cada intento.

Elaborar las finanzas para poder realizar los tratamientos reduce la ansiedad que generan los muchos gastos. Esto debe de ser organizado y planificado en pareja. Por lo general los seguros médicos cubren y ayudan en estas situaciones.

 

 

Categorías: Bebés y Mamás