Es posible que tengamos enemigos externos por algún motivo, o tal vez no, pero es seguro que tenemos enemigos dentro que nos pueden hacer mucho daño y no dejar que podamos alcanzar el éxito.
Estos enemigos se nos presentan todos los días de nuestra vida y llegan a punto de hacernos seres comunes y corrientes que alguna vez soñaron con conseguir algo, en fin perdimos la batalla contra estos enemigos, y esto es porque los vemos todos los días, pero no los conocemos, entonces no podemos batallar con ellos. Hoy quiero desenmascararlos para darles lucha frente a frente y cara a cara, a ver si son tan fuertes cuando están frente a nosotros. 
La resistencia
La resistencia es algo que surge dentro de nosotros, no tiene nada que ver con las fuerzas externas. La resistencia se presenta en cualquier momento que tenemos que hacer algo y nos encontramos con los siguientes síntomas:
·         Retrasos por algún motivo, como cuando decimos tengo mucho trabajo, pero arreglare mi cuarto primero.
·         Posponemos nuestras obligaciones, como cuando queremos viajar para un negocio, y decimos “mejor mañana”
·         No desarrollamos nuestras metas de salud como pensamos porque hay algunos compromisos sociales que tenemos que atender primero, entonces comenzamos mejor el otro lunes, que me desocupe para comenzar.  
Estos enemigos básicamente nos influyen a detenernos en el camino correcto y llevarnos por una distracción que no conduce a nada, no permiten que salgamos de nuestro estado de confort para dar un paso adelante y mejorar en la vida.
Enfrentándolos
Ahora que los conocemos, podemos darle la lucha.
·         Cambiemos nuestra forma de pensar y actuar, concluyendo y realizando nuestras metas sin distracciones.
·         Cambiemos nuestro malos hábitos desde hoy, no desde el la próxima semana.
·         Recordemos que nada es imposible y que todo se puede lograr en la vida.
Con estos consejos podemos iniciar una pelea contra estos enemigos y destruirlos definitivamente.
Categorías: Blog