Se frecuenta atribuir esta cita a Albert Einstein, aunque no está comprobado que verdaderamente fuera suya. Con independencia de su creador, todavía es una verdad a tener en cuenta: es preferible que nuestro dinero genere intereses que tener que pagarlos.

El exceso de endeudamiento es el enemigo más relevante de la salud financiera. No obstante, es básicamente irrealizable pasar toda la vida sin solicitar un préstamo. La mayor parte no tenemos la posibilidad de adquirir una casa o un coche en efectivo. Una aceptable administración del endeudamiento no significa abandonar la financiación, sino usarla de manera capaz. Evaluemos ahora los productos más comunes para particulares: préstamos y créditos personales y préstamos hipotecarios.

¿Puede ser un endeudamiento capaz? Aunque a priori el binomio logre ser una contradicción en sí mismo, el endeudamiento capaz, también conocido como endeudamiento sostenible, existe y vamos a explicarte en qué radica.

El endeudamiento capaz es aquel en el que pedimos dinero prestado para invertir y no para gastar; ósea, solicitamos un crédito con la intención de recobrar el dinero prestado más un margen razonable. Un excelente ejemplo sería el de contraer una deuda para adquirir una furgoneta. Si esa furgoneta la usamos en nuestro trabajo, para llevar a cabo repartos o transportes, de manera que nos dé una rentabilidad, se puede tener en cuenta un endeudamiento capaz. Pero si la furgoneta mencionada la usamos en ir de vacaciones, entonces se considera un gasto a secas.

El endeudamiento capaz es aquel con el que esperamos recobrar el dinero pedido, más un un margen razonable

En este sentido, además tenemos la posibilidad de comentar de endeudamiento capaz aquel cuando se produce con la intención de llevar a cabo crecer un negocio o hacer mejor un servicio para consolidarlo y afianzarlo en el mercado.

Otras maneras de endeudamiento inteligente

Sin embargo, hay otras maneras de endeudamiento que se tienen la posibilidad de tener en cuenta capaz o no, atendiendo a los intereses y la forma de financiación, o al número de deudas que tengamos la posibilidad llegar a amontonar. Comenzando por ello último, se ve evidente que lo verdaderamente capaz es tener únicamente una deuda frente a numerosas. Por eso, la manera más óptima de conseguir un endeudamiento capaz es no solicitar ningún crédito si poseemos otro pendiente de liquidación. Además, conviene estudiar bien en qué vamos a invertir el dinero de un crédito, puesto que resulta poco aconsejable endeudarse para adquirir un bien de consumo ágil, que después vamos a estar pagando a lo largo de más tiempo del que nos agradaría.

Algo que resulta primordial para lograr llamar a un endeudamiento capaz es ver y calcular bien el valor del préstamo. A este respecto, los profesionales coinciden en acordarse que para tener una aceptable salud financiera, el pago total de la letra de un crédito (con intereses, comisiones, seguros y demás gastos) no debe sobrepasar jamás, bajo ningún criterio el 35% o 40% de nuestro capital por mes. Es requisito asegurarse de no exceder este porcentaje para lograr llegar a fin de mes con solvencia, sin que la deuda nos suponga un inconveniente.

El importe por mes de la deuda no debe exceder el 35%-40% del capital mensual

Por último, pero no por esto menos considerable, debemos tener muy claro que contratar un préstamo personal o un crédito rápido supone ser responsable con su devolución. Por eso lo primero a tomar en cuenta antes de endeudarse es si verdaderamente requerimos aquello en que lo vamos a usar. Si la respuesta es afirmativa, va a existir que tener una alguna seguridad en relación a capital que nos asegure el pago de la deuda.