Las metas son el objetivo que nos hemos trazado en la vida con algo que anhelamos con bastante ímpetu. Cuando una meta se logra nos llena de satisfacción y orgullo, en ese momento que alcanzamos la felicidad por un momento, y damos un paso adelante para fiarnos otra meta más grande y así subir poco a poco la escalera del éxito.   
Fijando nuestras metas
Las metas se deben proponer progresivamente y con deseos reales dentro de un contexto, si  usted escucho alguna vez que no hay límites para nuestras metas es verdad, pero no puede pretender volar si aún no sabe caminar.
Tipos de metas
Existen dos tipos de metas que son: las que te fijas en el horizonte más cercano de tu encatrino, y las que te fijas como parte esencial de la vida. La primera puede ser: tengo que terminar mi semestre, con buenas calificaciones, y la segunda puede ser tengo que concluir mi carrera para ser un gran profesional.     
Más metas cada día
Si queremos dominar la ley de la atracción para la realización de nuestros anhelos, podemos comenzar fijándonos metas pequeñas y alcanzables a diario, y luchar para alcanzar estas metas. Desde este punto de vista cada noche antes de acostarnos no s daremos cuenta si conseguimos o no, estas metas, y si no las conseguimos analizaremos la razón y al día siguiente sí que lo haremos.
Los soñadores
Los soñadores son aquellas personas que se están fijando metas cada vez que pueden, ya que su instinto por conseguir esos sueños se va acrecentando cada día, si tú eres un soñador y alguien te lo dice, no te avergüences ya que fueron los soñadores quienes formaron el mundo, todo y cuando existe en nuestro planta comenzó de un sueño, y se hizo realidad gracias a alguien por ahí se lo fijo como una meta.
Satisfacción
No hay nada más satisfactorio que nos llene de felicidad que conseguir una meta, así que es momento de hacer realidad tus sueños, está en ti convertirte en el próximo protagonista de la historia.  
Categorías: Blog