Buy art online

Suena como a una fantasía parecida a la de ganar una lotería, pero en realidad es una forma de hacer negocios muy utilizada por la gente conocedora del arte. La inversión en cuadros se ha hecho relativamente popular, y resulta una manera atractiva de hacer crecer tu patrimonio.

Como ejemplo, tal vez ese cuadro que llegaste a ver en una tienda de antigüedades por diez centavos ahora resulta valer miles de dólares, o quizás ese feo cuadro que te regaló tu abuela y que dejaste escondido en un armario del sótano, valga una verdadera fortuna. Si tú no estás al tanto de éste tipo de inversión, podrías sacar el cuadro un día de éstos para que se lo lleve el aseo, y estarías perdiendo un dineral por desconocimiento!

Un cuadro de Cristo que se cree fue pintado por Leonardo da Vinci, fue vendido hace poco por 450 millones de dólares (£341 millones). Haría menos de 60 años, esa valiosa pintura fue considerada como una obra de un admirador de Leonardo y no como la obra del propio Leonardo, la cual fue vendida en subasta por sólo 45 libras esterlinas en aquel entonces.

Aun teniendo en cuenta la inflación de los últimos años, el retorno de la inversión de ésta obra es bastante significativa y favorable.

¿Podría decirse que invertir en pinturas es una buena manera de hacerse rico rápidamente? ¿Cómo invertir en arte?

“Con extremo cuidado” es el consejo de Patrick Connolly, asesor financiero de Chase de Vere. Él dice que mientras historias como la de Leonardo pueden hacer parecer atractivo el negocio, tales casos son relativamente raros y especiales.

El Sr. Connolly dice que Chase de Vere no recomienda a sus clientes que inviertan en arte a la ligera, porque la mayoría de las veces los inconvenientes superan las ventajas. “Puede que no produzca ingresos ni ganancias”, dice.

“Lo que se recupera se basa únicamente en la oferta y la demanda. Cuando hay grandes movimientos al alza o a la baja, se generan cambios en el entorno económico, o si determinadas obras o artistas entran o salen de moda, se puede hablar de una inversión positiva o negativa”.

“Una excepción, dice, es para las personas muy ricas que tienen una gran variedad de inversiones y necesitan asegurarse de que no dependen demasiado de un sector en particular”.

Como el arte no tiene ninguna correlación con el mercado de valores, significa que las pinturas pueden subir de valor incluso cuando el mercado se desploma, lo que la convierte en una buena diversificación para una cartera de inversión.

Para apostar por el arte como una verdadera inversión, sugiere que se necesitaría un fondo inicial de al menos 5.000 libras esterlinas, y posiblemente hasta 500.000 libras esterlinas, y utilizarlos para comprar obras de arte individuales o para invertir en un fondo de arte, lo cual requerirá fuertes honorarios de gestión, y al final será un gasto que devalúa su inversión.

Por ello y por muchos puntos más, se considera la inversión en arte como una lotería, pero donde los márgenes de ganancia puede resultar verdaderamente enormes.