La alopecia, también conocida como calvicie, a veces puede ocurrir como resultado de tomar ciertos medicamentos. Los efectos típicamente ocurren a las pocas semanas de comenzar o aumentar la dosis de un medicamento.

El riesgo de alopecia inducida por medicamentos depende tanto del tipo de medicamento como de la respuesta individual a éste. Algunos medicamentos como efecto secundario pueden causar alopecia y llevar a la pérdida de cabello en la mayoría de los pacientes que los toman, mientras que otros medicamentos pueden causar pérdida de cabello en algunos pacientes, pero no en otros.

Signos y síntomas de alopecia inducida por medicamentos

La alopecia causada por la toma de medicamentos no discrimina entre sexos, afecta tanto a varón como a mujer y se expresa típicamente en toda la cabeza, el cuero cabelludo es la zona más afectada, aunque los pacientes también pueden referir la pérdida del vello de las cejas y las pestañas u otros lugares del cuerpo.

La investigación en mujeres que han arrojado que la quimioterapia para tratar el cáncer de mama ha demostrado que la alopecia puede comenzar en algunas mujeres tan pronto como dos semanas después del primer tratamiento. Por lo tanto, podemos afirmar que la alopecia comienza desde la 4 o 5 semanas después del inicio del tratamiento.

Tipos de alopecia inducida por medicamentos

Existen dos tipos principales de alopecia inducida por medicamentos conocidas, las cuales son:

  • Efluvio anágeno: El aumento activo de la alopecia, generalmente causada por quimioterapia o sobredosis de arsénico, bismuto, talio, ácido bórico, oro o colchicina, ocurre repentinamente cuando se inicia el fármaco terapia.
  • Efluvio Telógeno: Bajo en cebolla o pelos en reposo, que son más comunes y pueden ser causados por muchos medicamentos diferentes, usualmente toma algún tiempo para que se manifiesten una vez iniciada la terapia farmacológica.

Drogas que causan alopecia

Hay muchos medicamentos que pueden llevar a la pérdida del cabello en algunas personas sin causar problemas en la mayoría de las demás.

Los antiagulantes como la heparina y la warfarina tienen efectos secundarios poco frecuentes que conducen a la pérdida del cabello. Además, los fármacos antihipertensivos en algunos casos suelen ser vinculados con la perdida de la población capilar en algunos pacientes.

Hay medicamentos hormonales que también se asocian con la pérdida del cabello, estos suelen tener un efecto depresivo de algunas hormonas, se incluyen píldoras anticonceptivas orales, terapia de reemplazo hormonal y terapia androgénica. Aquí también podemos referirnos a los medicamentos anticonvulsivos y antidepresivos que tienen el mismo efecto sobre el cabello.

Otros medicamentos que pueden causar pérdida del cabello son cimetidina, retinoides (p. ej. acitretina), medicamentos específicos para la tiroides, anfetaminas, antiinflamatorios no esteroideos, bromocriptina, antidepresivos tricíclicos levodopa (p. ej. amitriptilina).

Diagnóstico de alopecia inducida por medicamentos

Existen varios pasos para hacer un diagnóstico de alopecia inducida por medicamentos. Primero, se debe crear una historia médica completa, incluyendo todas las dosis de medicamentos y los cambios que se han recibido.

Esto se debe anotar junto con los síntomas reportados y la fecha de inicio de la pérdida de cabello. La mayoría de los medicamentos asociados con la alopecia se suelen diagnosticar después de 3 meses cuando el paciente se ve preocupado mayormente. Después de que el examen físico ha sido realizado y vinculado al medicamento.

El tratamiento

Una vez diagnosticado el paciente, la solución es sencilla: los fármacos causantes de la caída del cabello deben ser suspendidos, el daño causado por los fármacos debe ser corregido para que el cabello crezca naturalmente y, si es necesario, se le asignan terapias psicológicas para el tratamiento y manejo de las drogas ilícitas.

 

 

 

Categorías: Salud