Los neumáticos son una de las piezas más importantes de los vehículos, debido a que, sin ellos, el desplazamiento sobre cualquier superficie, lisa o rugosa, no pudiera ser posible.

El papel que desempeñan los neumáticos es realmente imprescindible, puesto que estos sirven para llevar la estabilidad al vehículo, así mismo, soporta la carga y amortigua los golpes que las superficies puedan generar.

Al ser una de las partes esenciales de un automóvil, el proceso de fabricación de estos debe ser preciso y minucioso, puesto que se trata de una pieza exacta para el funcionamiento del vehículo.

Si un neumático no está bien elaborado, no es del material correspondiente, o simplemente no cumple con las dimensiones adecuadas para el tipo de automóvil, sencillamente, es inútil e inseguro para el mismo.

Mezclado

El primer paso para que los neumáticos sean de buena calidad, y puedan desempeñar su función, es el mezclado, ya que estos están elaborados con más de treinta tipos de caucho y rellenos.

Por lo tanto, el mezclado es esencial para obtener una base sólida que cumpla con las indicaciones de estabilidad y elasticidad que un neumático necesita.

Triturado

Luego de que se obtiene un compuesto homogéneo negro, este se deja enfriar para luego cortar las tiras que forman la estructura principal de un neumático, esta fase se conoce como triturado.

En la misma fase, dependiendo del tipo de neumático se pueden preparar otras partes del neumático, incluso, en esta fase, algunos se recubren con otro tipo de caucho para mayor resistencia.

Construcción

Una fase esencial del ensamblaje de los neumáticos es la construcción, en esta se empiezan a construir los mismos desde adentro hacia afuera. El resultado que muestra esta fase es un neumático no vulcanizado.

Los elementos para construir el neumático toman el orden de: elementos textiles, lonas con cacles de acero, talones, lonas, bandas de rodadura, y los últimos componentes de acabado final.

Vulcanización

Los neumáticos que resultan de la construcción se denominan “neumáticos verdes”. Estos pasan a la vulcanización en unos moldes calientes, dentro de una máquina de curado.

En esta máquina se comprimen todas las partes para poder obtener la forma final. En la fase de vulcanización se implantan en el neumático los dibujos en la banda de rodadura, además de las marcas del fabricante, con sus dimensiones.

Inspección

El último trabajo que se realiza en la construcción de los neumáticos es la parte más meticulosa, ya que tienen que aprobar una fase de inspección para que estos puedan salir al mercado.

En la fase de la inspección un personal especializado utiliza una serie de máquinas especiales para corroborar que todos los neumáticos que se fabricaron están bien elaborados.

Dentro de la inspección se evalúan todos y cada uno de los detalles de la construcción de los neumáticos, ya que es necesario detectar la más mínima imperfección, si esto ocurre, inmediatamente es descartado para la venta.

Pruebas adicionales

La inspección no es la única revisión a la que se someten los neumáticos, ya que se toma una muestra del producto ya elaborado para poder realizar pruebas adicionales.

En las pruebas adicionales se utilizan rayos X para poder detectar defectos o fallas dentro de la estructura interna del neumático, de esta forma se descartan al mercado en caso de que tengan algún defecto.

Además de las pruebas de rayos X a las que se someten algunos neumáticos, otros son seleccionados por los técnicos de control para cortarlos justo a la mitad, allí se evalúan los detalles internos de la construcción.

Luego de que los neumáticos han sido inspeccionados, asegurando que cumplen con los estándares de calidad y seguridad, estos pueden ser comercializados.

 

 

Categorías: Motor